Rechazo a la subida de la luz del 10% solicitada por Endesa.

  • Es inaceptable que solo los usuarios domésticos tengan que asumir el déficit tarifario cuando éste lo producen todos los consumidores (grandes y pequeños) y la compañía afirma que los resultados de 2010 “han sido los mejores de la historia”
  • La liberalización eléctrica en España no ha favorecido a los consumidores domésticos: la competencia es inexistente tal y como indica el comparador de precios de la CNE



La Unión de Consumidores de Andalucía considera que la petición que ha hecho Endesa de subir un 10% la parte regulada de la tarifa para atajar el déficit el año 2012 es un absoluto despropósito que, de llevarse a cabo, revelaría de manera manifiesta el sometimiento del Gobierno a las presiones de las eléctricas.

    Mientras que la luz ha subido desde el año 2008 más de un 30%, las compañías hacen públicos sus resultados de beneficios calificándolos de “los mejores de la historia” y siguen reivindicando próximas subidas para seguir engordándolos mientras los consumidores no pueden hacer más que pagar facturas cada vez más caras y sufrir una absoluta impotencia.

    Además, el proceso de liberalización del mercado eléctrico que culmina en julio de 2009 no se ha traducido en la oferta y la competencia que en un principio se anunció tal y como demuestra el comparador de precios de la Comisión Nacional de la Energía (CNE) que pone de manifiesto que las diferencias entre la comercializadora más cara y la más barata no llega al 5%, mientras que la media europea es del 20%. La Unión de Consumidores no va a tolerar que una compañía eléctrica justifique sus incrementos basándose en un déficit mientras que año tras año anuncian el incremento de sus beneficios y sus altos cargos y directivos se prejubilan con sueldos astronómicos. Además, mientras todos los consumidores (grandes y pequeños)  producen el déficit tarifario, solo lo está pagando el eslabón más débil de la cadena: los usuarios domésticos que tienen contratada una potencia menor a 10 kilovatios.

    Por todo ello, la Unión de Consumidores insta al Gobierno a mantener una postura realmente independiente en materia de energía y deje de someterse a las exigencias de un sector que, en el momento de su liberalización multiplicó por siete las actuaciones de la Unión de Consumidores en Andalucía, pasando de 1.585 en el año 2008 (un 4% de las quejas y reclamaciones) a 10.949 en el año 2009 (alcanzado el 25%  del total de actuaciones y encabezando el ranking de la Unión de Unión de Consumidores de Andalucía).

    No podemos aceptar que un gobierno socialista siga favoreciendo los intereses del sector empresarial, no solo ignorando al colectivo más numeroso y débil, sino haciendo caso omiso de sus representantes legítimos a la hora de debatir los precios de uno de los recursos fundamentales como lo es la luz. No es de recibo que la Presidencia del Gobierno y el Ministerio de Industria se reúnan frecuentemente con las grandes empresas eléctricas y no lo hagan con las asociaciones de consumidores por lo que la Unión de Consumidores exige un encuentro inminente y de urgencia.

La luz se ha incrementado 6 euros al mes desde julio de 2010.

 
A raíz de la nueva subida en el recibo eléctrico, prevista para 2011, las familias españolas pagarán una media de 71 euros más al año por el consumo de luz.


Madrid, 28 de diciembre de 2010. La Unión de Consumidores de España quiere puntualizar que el dato aportado por Industria, que sitúa en 3,2 euros el incremento que sufrirán los usuarios en su recibo mensual, obvia las subidas anteriores de las que ha sido objeto la factura eléctrica durante 2010. Los cálculos realizados por la Unión de Consumidores de España, teniendo en cuenta los incrementos experimentados en el sector eléctrico durante 2010, el aumento del IVA -que tuvo lugar en julio-  y el incremento anunciado ayer, rebaten los datos del Ejecutivo. Así, desde julio de 2010 y a partir de enero de 2011, aquellos usuarios con una potencia contratada de 6,6 Kw y un consumo estimado de 3.000 Kw/año pagarán 6 euros más al mes, lo que supone una media aproximada de 72 euros al año.

La subida de un 9,8% en el recibo eléctrico que ayer anunció el Gobierno y que entrará en vigor el próximo 1 de enero supone un nuevo varapalo para las economías domésticas de más de 26 millones de hogares españoles. La Unión de Consumidores de España ya manifestó su rechazo a un incremento que considera abusivo y fruto del pacto entre las empresas del sector.

La Unión de Consumidores de España recuerda que, en total, alrededor de 26 millones de hogares españoles se verán afectados por este incremento. Esta cifra se desagrupa de la siguiente manera. Algo más de 20 millones de hogares son los que tienen contratada la Tarifa de Ultimo Recurso. De los cinco millones y medio de hogares restantes aproximadamente que tienen derecho a acogerse al bono social, apenas 3 millones están suscritos a este programa de ayuda. 

Además, UCE quiere alertar de que la inmensa mayoría de hogares que tienen contratados el servicio eléctrico en el mercado libre también se verán afectados por este aumento, pues la tarifa que les son aplicadas están referenciados en la TUR y, por lo tanto, se incrementarán en la misma medida.