Discriminación a los bares caros. (9/1/2008)

UCE-ANDALUCÍA CRITICA LOS PRECIOS DESORBITADOS DE LA HOSTELERÍA Y LA RESTAURACIÓN

Y anima a los consumidores a mostrar sus quejas y discriminar a los establecimientos más caros

En los últimos días, muchos andaluces se han dirigido a UCE-Andalucía manifestando su indignación y rechazo ante la actitud con la que el sector de la hostelería y la restauración ha procedido a reajustar sus precios para el próximo año.

Este sector es uno de los más rebatidos por lo que ha supuesto el proceso de adaptación al euro y el incompresible y abusivo incremento de los precios que han ido experimentando con aumentos acumulados muy superiores al IPC.

De hecho, UCE-Andalucía ha podido comprobar cómo bares, restaurantes y cafeterías están elevando el precio de los productos sin mesura alguna, dando así una nueva vuelca de tuerca a la ya de por sí sobreendeudada familia andaluza. De esta manera, el café que tradicionalmente se ha vendido a 1 euro cuesta ahora diez o veinte céntimos más, al igual que la caña de cerveza. En cuanto a la tapa, difícilmente podemos encontrar alguna que se sitúe por debajo de los dos euros.

UCE-Andalucía no entiende ni acepta que se comience el año con subidas en torno al 10 y el 20% en productos de consumo tan habitual como lo puede ser el café, una cerveza o una tapa. Estas subidas que comenzaron con la llegada del euro han llegado a tal extremo que se traducen en que, en tan sólo 6 años, se hayan multiplicado los precios. De esta manera, mientras en el año 2.000 un café costaba cien pesetas, se vende ahora un 70% más caro.
Más graves son los precios de la cerveza o las tapas. Si la primera se vendía antes por cien pesetas, difícilmente encontraremos ahora una caña por menos de 1.50 euros, lo que significa un aumento del 150%. Por su parte, las tapas que pedíamos antes por 150 pesetas no se encuentran ahora por menos de 2 euros, lo que implica una subida de más del 120%.

No cabe duda de que el sector tiene todo el derecho a repercutir en sus clientes el incremento del precio de los productos con los que trabaja. Lo que no se entiende, y así lo manifiesta UCE-Andalucía, es que las subidas estén tan por encima del IPC en nuestro país dando lugar a un absoluto enriquecimiento injusto del sector.

Por eso, UCE-Andalucía anima a los andaluces a mostrar su disconformidad en los establecimientos que lleven a cabo estas subidas y les pide que no duden a la hora de optar por bares y cafeterías que presenten los precios más económicos.

Por otro lado, ya hay consumidores que están recuperando el “canasto del desayuno” y empresas que ponen a disposición de sus trabajadores máquinas de café, tostadoras y microondas para que preparen allí sus desayunos con el consiguiente ahorro económico que ello implica tal y como está el sector.

Discriminación a los bares caros. (9/1/2008)

UCE-ANDALUCÍA CRITICA LOS PRECIOS DESORBITADOS DE LA HOSTELERÍA Y LA RESTAURACIÓN

Y anima a los consumidores a mostrar sus quejas y discriminar a los establecimientos más caros

En los últimos días, muchos andaluces se han dirigido a UCE-Andalucía manifestando su indignación y rechazo ante la actitud con la que el sector de la hostelería y la restauración ha procedido a reajustar sus precios para el próximo año.

Este sector es uno de los más rebatidos por lo que ha supuesto el proceso de adaptación al euro y el incompresible y abusivo incremento de los precios que han ido experimentando con aumentos acumulados muy superiores al IPC.

De hecho, UCE-Andalucía ha podido comprobar cómo bares, restaurantes y cafeterías están elevando el precio de los productos sin mesura alguna, dando así una nueva vuelca de tuerca a la ya de por sí sobreendeudada familia andaluza. De esta manera, el café que tradicionalmente se ha vendido a 1 euro cuesta ahora diez o veinte céntimos más, al igual que la caña de cerveza. En cuanto a la tapa, difícilmente podemos encontrar alguna que se sitúe por debajo de los dos euros.

UCE-Andalucía no entiende ni acepta que se comience el año con subidas en torno al 10 y el 20% en productos de consumo tan habitual como lo puede ser el café, una cerveza o una tapa. Estas subidas que comenzaron con la llegada del euro han llegado a tal extremo que se traducen en que, en tan sólo 6 años, se hayan multiplicado los precios. De esta manera, mientras en el año 2.000 un café costaba cien pesetas, se vende ahora un 70% más caro.
Más graves son los precios de la cerveza o las tapas. Si la primera se vendía antes por cien pesetas, difícilmente encontraremos ahora una caña por menos de 1.50 euros, lo que significa un aumento del 150%. Por su parte, las tapas que pedíamos antes por 150 pesetas no se encuentran ahora por menos de 2 euros, lo que implica una subida de más del 120%.

No cabe duda de que el sector tiene todo el derecho a repercutir en sus clientes el incremento del precio de los productos con los que trabaja. Lo que no se entiende, y así lo manifiesta UCE-Andalucía, es que las subidas estén tan por encima del IPC en nuestro país dando lugar a un absoluto enriquecimiento injusto del sector.

Por eso, UCE-Andalucía anima a los andaluces a mostrar su disconformidad en los establecimientos que lleven a cabo estas subidas y les pide que no duden a la hora de optar por bares y cafeterías que presenten los precios más económicos.

Por otro lado, ya hay consumidores que están recuperando el “canasto del desayuno” y empresas que ponen a disposición de sus trabajadores máquinas de café, tostadoras y microondas para que preparen allí sus desayunos con el consiguiente ahorro económico que ello implica tal y como está el sector.